henry j. waternoose

Imagen obtenida de movies.disney.com

Henry J. Waternoose, monstruo arácnido, dueño de Monstruos S.A. era un gestor modélico y un ciudadano ejemplar de Monstruopolis. Sus empleados y amigos le querían y admiraban. Sin embargo, la presión energética y la necesidad de devolver continuas mejoras en resultados, empujó los límites de su ética hasta llegar a plantearse secuestrar niños para extraerles gritos de pánico energético.

Tras ser detenido por la policía monstruosa, años después, tras multitud de juicios, recursos, y millones de monstruodólares gastados, el proceso judicial contra el directivo y aquellos empleados de confianza todavía sigue abierto.

Algunos dirán que es sólo una película…

En la vida real, los directivos se enfrentan a pagos por déficits patrimoniales de la empresa, acusaciones de competencia desleal, responsabilidad por quiebra, incumplimientos del deber de confidencialidad, sanciones por compras o ventas a precios fuera de mercado, denuncias por mobbing, cargos por promocionar a un empleado frente a otro, procesos por delitos ecológicos, reclamaciones por daños a la imagen, y un largo etcétera de riesgos personales y económicos.

Precisamente, en un entorno de mayor presión y de mayor vigilancia legal, los seguros de protección de la responsabilidad civil (y administrativa) de D&O son una herramienta absolutamente indispensable para ayudar a los directivos y oficiales a proteger su patrimonio frente a gastos de defensa legal y multas económicas. Es decir, que sea el seguro el que pague a los abogados y el dinero por los daños causados. Además, estos seguros no sólo cubren las negligencias sino también los errores de gestión.

Las 10 coberturas más típicas y necesarias son:

1. Responsabilidad civil por errores o negligencias cometidos durante la gestión empresarial o durante la constitución de la Sociedad. Y por actos en entidades externas, sociedades participadas o filiales

2. Responsabilidad por prácticas de empleo incorrectas (EPL)

3. Reclamaciones contra la pareja, herederos, etc. (cuando el Administrador es insolvente)

4. Gastos de defensa jurídica (tanto con declaración de culpabilidad como de inocencia)

5. Gastos por reclamaciones por contaminación

6. Gastos por reclamaciones por responsabilidad tributaria subsidiaria

7. Gastos para la restitución de imagen

8. Fianzas y gastos de aval concursal

9. Multas administrativas (p.e. por realizar una obra sin licencia)

10. Reembolso a la Sociedad de pérdidas financieras

El resultado es que estos seguros eran habituales en grandes empresas y multinacionales, pero ahora se está produciendo un auténtico boom en PYMEs. Obvio.

Si deseas obtener más información sobre los seguros para directivos, no dudes en contactar con nosotros.

    Comparador de Seguros

    Calcula el precio de tu seguro utilizando nuestro comparador de seguros. ¡Gratis y en sólo 3 minutos!