Chica feliz porque ha rellenado correctamente el formulario de tarificación

Los formularios de seguros son largos y llenos de preguntas que no siempre tienen una respuesta única. Por esta razón, muchos usuarios nos piden ayuda sobre cómo proceder y qué puede suceder si algún dato no lo rellenan de forma fidedigna.

Antes de entrar en el detalle de las comparativas online, es interesante destacar que la ley de contrato de seguro especifica que el tomador del seguro será responsable por la correcta descripción del riesgo asegurado (contestando a aquellas preguntas que le hayan hecho, no a aquellas que no le hayan hecho) y de la comunicación de cualquier circunstancia que pudiera agravar el riesgo.

Si la compañía descubre algún error en la declaración, puede aplicar la regla de equidad. Además, si el error se debiese a dolo o mala fe, el seguro podría ser declarado nulo, quedando la compañía fuera de toda responsabilidad contractual.

Si analizamos el cuestionario de seguros de coche, nos encontramos con preguntas que sólo aceptan una única respuesta verdadera y otras que son preguntas más abiertas.

Como ejemplos en los que sólo existe una única respuesta verdadera, incluiríamos la fecha de nacimiento o la fecha del carné de conducir. Un error en la respuesta a estas preguntas puede ser grave, ya que tiene un significativo impacto sobre la prima (el precio) del seguro y la respuesta no está abierta a interpretación.

Existen otras preguntas que sólo aceptan una respuesta pero que pueden no ser fáciles de responder. El caso más representativo es la selección de la versión del vehículo. Aunque a priori parece fácil, pueden existir un número muy elevado de versiones casi idénticas o en las que la denominación comercial no coincida plenamente con la denominación oficial. Un ejemplo muy frecuente es el Seat Ibiza, que ha tenido más de 600 versiones en sus 30 años de vida. O lo que es lo mismo, 20 versiones nuevas cada año. Un error pequeño en la selección no suele suponer ningún problema en la práctica (por ejemplo, seleccionar una versión de 100 CV cuando en realidad tu vehículo tenía 105 CV) ya que la diferencia en prima puede ser muy pequeña, de apenas unos pocos euros.

Por otro lado, responder a las preguntas abiertas presenta muchas dificultades para el usuario no profesional. Por ejemplo, los kilómetros anuales, el lugar de estacionamiento habitual, el estado civil, el número de hijos, el código postal son cuestiones que pueden variar con el tiempo y en las que las compañías aceptan la versión del asegurado, siempre que la respuesta haya sido dada de buena fe.

Por último, hablamos sobre la respuesta al historial de siniestralidad. Algunas de las dudas más frecuentes son ¿debo incluir accidentes en los que no he dado un parte?, ¿qué ocurre si existe una discrepancia con respecto a la culpabilidad del accidente? Como terceros, ¿debo considerar un accidente con un coche o también otros daños materiales (farolas, peatones…)? ¿Un parte de lunas o robo debe estar considerado? Etc. La respuesta es que la mayoría de compañías comprueban la información de accidentes en la base de datos nacional de siniestralidad SINCO. Por eso, dar la respuesta correcta es útil para que el precio inicialmente calculado en nuestro motor coincida con el precio final, pero si existe un error el precio final se verá corregido antes de cerrar la compra. ¿Por qué las compañías no comprueban el dato de siniestralidad desde un principio? Porque el coste de la consulta puede ascender hasta 60 euros.

Y por supuesto, una importante recomendación es que nos llaméis, que utilicéis nuestro call center de profesionales de los seguros que os ayudarán a completar correctamente el formulario sin compromiso, a seleccionar la mejor oferta y a cerrar la compra cuando os interese.

¡Buena comparativa!

    Comparador de Seguros

    Calcula el precio de tu seguro utilizando nuestro comparador de seguros. ¡Gratis y en sólo 3 minutos!