Ya llegaron las primeras alergias

Publicado el

servicio-salud

Poco a poco empieza a salir el sol y el invierno parece que va alejándose de nuestras vidas. Pero mientras el invierno se va, otras viejas amigas de este tiempo llegan para pasar una temporada con nosotros: las alergias.

Las alergias empiezan a presentar sus síntomas con los primeros estornudos, los picores de ojos y garganta y la congestión producidas por la concentración de poleny partículas en el ambiente.

Evitarlas es muy complicado, pero siempre hay modos de prevenir su impacto, como tener un buen servicio médico o remedios más caseros, como mantener cerradas las ventanas, usar humidificadores o poner un filtro anti polen al aire acondicionado.

Debéis tener especial precaución en el momento en que aireéis la casa. Os aconsejamos que lo hagáis a primera hora de la tarde, especialmente los días lluviosos, cuando los índices de polen son bajos, y procura no estar en casa.

Si eres fumador, olvídate de acercarte a un cigarro durante los días de alergia, pues lo que debes hacer es respirar aire limpio. Cuando las membranas de tu nariz y garganta empiecen a recuperarse, filtrarán el aire con más eficacia y actuarán como una barrera para los alérgenos.

Para purificar el aire de tu casa puedes también utilizar plantas, pues no todas producen alergia al polen y muchas limpian el aire y filtran alérgenos y sustancias contaminantes del aire como benceno, monóxido de carbono, formaldehído y tricloroetileno. Algunas incluso emiten sustancias que reducen los niveles de esporas de hongos y de bacterias en el aire. Si no tienes alergia al moho, puedes utilizar arecas, singonios, helechos, datileros, hiedra, poto, espatifilo, cintas y drácenas.

En el ámbito doméstico, es muy importante también controlar la alimentación. Hay alimentos que provocan alergias, como los  lácteos, algunas frutas o verduras crudas o según qué tipo de carnes. Por el contrario, los pescados azules tienen un importante efecto antiinflamatorio, pues son ricos en ácidos grasos omega-3 y reducen el asma y  los síntomas de alergia.

En la misma línea, tomar vitamina C también ayuda a aliviar la alergia, pues tiene una acción antihistamínica. Puedes tomarlo en suplementos y también en frutas y verduras ricas en ello, como el kiwi, la papaya, las bayas, los pimientos y las coles.

Las gafas de sol son otro aliado importante, pues permitirán que tus ojos estén un poco más alejados del polen y te ayudarán a reducir molestias.

Si eres de los que le gusta hacer ejercicio en el exterior, intenta trasladar tu actividad, en medida de lo posible, a espacios cerrados y evitar salir durante el amanecer o el atardecer.

Por otro lado, es aconsejable que si tienes una alergia muy fuerte, intentes cambiar de ambiente durante los fines de semana o que te marches unos días lejos de tu entorno habitual. Ello ayudará a que se calmen los efectos y te sientas mejor.

Por último, te aconsejamos que no te auto mediques y que vayas al médico, en especial si es la primera vez que tienes alguno de estos síntomas.





La palabra del mes

Riesgo no asegurable

A la hora de hablar de un riesgo no asegurable, debemos tener en cuenta, precisamente, que los seguros cubren unos ...
Leer más »