Ahorro más fácil

Nuestro consumo de energía es estacional. En invierno consumimos mucha, para calentar nuestros hogares y en verano, hasta la irrupción del aire acondicionado consumíamos poco pero esta tendencia ha cambiado y por tanto nos vemos obligados a pensar en estrategias para reducir el consumo de energía también en verano si no queremos pagar igual que en invierno.

Por otro lado, cuando ahorramos energía, también estamos  ayudando al medio ambiente, por eso te damos unos cuantos consejos para reducir el consumo y por tanto tu factura:

  • Apaga los equipos y luces completamente después de su uso.
  • Aplicar películas solares en ventanas y puertas de vidrio. En verano, éstas, hacen de lupa.
  • Usa electrodomésticos de alta eficiencia energética siempre que sea posible.
  • Pon los equipos de la oficina en modo "sleep" cuando no están en uso.
  • Usa un termostato programable para ajustar la temperatura del hogar o área de trabajo entre 18 y 20 grados. Mantén la programación en función de las horas del día y la ocupación de las salas. Si no hay nadie, ¿para que mantener la temperatura fría? (Cada grado que elevas la temperatura del aire acondicionado puedes ahorrar hasta 2 por ciento.)
  • Mantén las puertas y ventanas cerradas el mayor tiempo posible ayuda a conservar la temperatura dentro.
  • Utiliza iluminación de bajo consumo y acorde a la tarea que estás realizando en vez de encender las luces de techo.
  • Viste con ropa más casual en el trabajo y menos abrigada en casa. También te ayudará disponer de flexibilidad de horarios para entrar y salir antes del trabajo en las horas más frescas del día.

    Comparador de Seguros

    Calcula el precio de tu seguro utilizando nuestro comparador de seguros. ¡Gratis y en sólo 3 minutos!