Publicado el Víctor Picó Knörr

Haga frío o calor, en moto se va mejor

Al despertarme esta mañana hacía bastante mal tiempo. El termómetro marcaba cinco grados y llovía, no demasiado, pero llovía. Una vez más, que las condiciones meteorológicas fueran adversas no me ha desanimado para ir en moto al trabajo. Muy mal tiene que estar la cosa para que no la coja.

En el momento que salía de casa, la lluvia se ha intensificado, pero ya no podía echarme atrás, si no, llegaría tarde. El proceso para salir es siempre el mismo: me visto con mi equipo de agua; mi chaqueta de Gore tex, mis casco integral, mis guantes de invierno, las botas y los pantalones de agua por encima de los vaqueros. Lo único que varía respecto a un día normal son los pantalones de agua.

Salgo de casa con cuidado, las gomas todavía están frías y el asfalto mojado. Mala combinación. Poco a poco comienzo a coger ritmo, pero no conviene confiarse, la lluvia en la visera del casco me recuerda que el horno no está para bollos. Las distancias de seguridad se alargan, la intensidad a la hora de acelerar se dulcifica y las tumbadas reducen su grado de inclinación. Aún con todo, es emocionante y divertido.

Avanzo por la autopista concentrado en mi tarea. Mientras, la gente dentro de sus coches  escucha la radio, con la calefacción puesta y  la seguridad que dan cuatro ruedas. Yo, por el contrario, tengo que ir fijándome en si se han formado balsas de agua, ya que la lluvia es cada vez más intensa. No me da tiempo a fijarme en las caras de la gente de los coches, pero estoy convencido de que muchos pensarán: "está loco, como va en moto con este tiempo".

Por el contrario, yo creo que me volvería loco si tuviera que ir siempre en coche. Y no lo digo porque odie los coches (me encantan), ni porque odie los atascos o el tener que buscar sitio para aparcar. Lo digo porque ir en moto es emocionante e incómodo. Y lo digo con orgullo. Sí, es incómodo en un día de lluvia. Y me gusta que lo sea, porque ya disfrutamos de suficientes comodidades y seguridad. Me gusta que cada día pueda ser una aventura.

Cuando he llegado a la oficina, empapado como un pollo, pero con la adrenalina por los cielos, varios compañeros me han preguntado lo mismo: "¿has venido en moto con este tiempo?" Y yo, sonriendo, he contestado: "haga frío o calor, en moto se va mejor".

Como supongo que ninguna compañía se atreverá a hacerme un seguro para el mal tiempo en el País Vasco, sólo puedo esperar que mañana escampe, pero mientras tanto, no me quedará otra que seguir poniendo al mal tiempo buena cara, porque aunque vayamos por el décimo octavo temporal, los rusos lo tienen peor.

Uves y Ráfagas.

Comparte este post:

Comparador de Seguros

Calcula el precio de tu seguro utilizando nuestro comparador de seguros. ¡Gratis y en sólo 3 minutos!

Recibe las novedades del Blog Asegurando

RSS es un formato que permite suscribirse de una manera sencilla y gratuita a los contenidos de un sitio web. Seguros.es te ofrece en formato RSS todas sus publicaciones del blog para estar siempre al día.

¡Inscríbete por RSS!