Publicado el Maria Ibañez

¿Qué es la carencia del seguro?

No todas las coberturas de un seguro pueden utilizarse inmediatamente después de su entrada en vigor. Muchos de ellos, como los seguros de Salud o Vida, tienen estipulado un tiempo determinado, que pueden ser días o meses, durante el cual el asegurado no podrá hacer uso de ciertas garantías. A este tiempo de espera se le denomina carencia. Un ejemplo claro es el embarazo dentro del seguro de Salud. Si una mujer pretende que su póliza le cubra el parto, debe contratarla entre ocho y diez meses antes de dar a luz.

De esta forma, la carencia se convierte para la aseguradora en una garantía de que el tomador no va a contratar la póliza para cubrir un determinado problema o enfermedad y una vez solucionado cancele el contrato. No obstante, no todos los seguros tienen periodo de carencia ya, por ejemplo, el de automóvil no suele incluirla.

Carencia en el seguro de Salud

Tanto el seguro Dental como el seguro de Salud cuentan con una carencia en algunas de sus coberturas. En el caso del primero, suele tener una carencia de hasta 30 días en varios de sus tratamientos y en el segundo, los tiempos de espera pueden extenderse hasta los 24 meses. No obstante, la carencia siempre la va a establecer la aseguradora, por lo que no suele ser la misma en todos los casos.

Las garantías más sencillas como el servicio de podología, segunda opinión médica, análisis clínicos complejos o planificación familiar suelen tener una carencia de entre tres y seis meses desde la suscripción del contrato. Mientras que los servicios más complejos, como la ligadura de trompas o vasectomía y los trasplantes, van de los ocho meses a los 12 meses. Los casos que suelen necesitar más tiempo son la reproducción asistida o la cirugía bariátrica de la obesidad, que en pocos casos bajan el tiempo de carencia de los 24 meses.

Evitar la carencia que marca la aseguradora

La carencia que marca por contrato una compañía aseguradora en sus pólizas de salud sólo puede evitarse en casos muy concretos, uno de ellos es la urgencia de la operación o el tratamiento. La ley 50/1980 del Contrato de Seguro indica en el artículo 103 que en casos urgentes se debe prestar asistencia al paciente.

Por otro lado, si el asegurado ya tenía un seguro de salud con otra compañía antes de contratarlo con una segunda, la aseguradora podría respetarle el tiempo que llevaba en la primera. De este modo, podría eliminarle las carencias.

Carencia en el Seguro de Vida

En el caso de los seguros de Vida, las aseguradoras pueden establecer carencias en caso de muerte, incapacidad o enfermedad. Por ejemplo, aunque el seguro suele cubrir al tomador desde el primer día en caso de accidente, el suicidio no suele cubrirlo hasta un año después de la suscripción de la póliza. Lo mismo ocurre con el fallecimiento por muerte de una enfermedad grave como el cáncer o el homicidio, aunque el tiempo de  carencia de unas compañías a otras puede variar.

Comparar antes de contratar

Antes de tener un problema de salud o un accidente es recomendable ser previsor y contratar un seguro de Salud o de Vida con unas coberturas que se adapten a tu situación. No obstante, antes de decidirte por una póliza es recomendable que compares las diferentes garantías que ofrece cada seguro. Para ello, puedes utilizar el comparador de Seguros.es. Con este buscador de seguros podrás ahorrar tiempo y dinero, a la vez que te aseguras de que contratas la póliza con las mejores prestaciones para ti y los que te rodean.  

Comparte este post:

Comparador de Seguros

Calcula el precio de tu seguro utilizando nuestro comparador de seguros. ¡Gratis y en sólo 3 minutos!

Recibe las novedades del Blog Asegurando

RSS es un formato que permite suscribirse de una manera sencilla y gratuita a los contenidos de un sitio web. Seguros.es te ofrece en formato RSS todas sus publicaciones del blog para estar siempre al día.

¡Inscríbete por RSS!