Publicado el Dolores Moret

¿Cómo mantener las obras de arte seguras?

El verano pasado ocurrió en un museo de Taipéi (China) una de las peores pesadillas para un coleccionista de arte. Un niño de 12 años paseaba entre una colección de cuadros, cuando tropezó y fue a parar encima de un cuadro del pintor italiano Paolo Porpora. Según el periódico The Guardian, las consecuencias para la pintura, valorada en 1,3 millones de dólares, fueron fatales ya que se rasgó por el impacto. La obra quedó destrozada y el suceso recogido por una de las cámaras de seguridad, por lo que se hizo viral en las redes sociales. Quitando el mal rato que pasaría el niño, no hubo mayores consecuencias ni para él ni para los padres, ya que según explicó el responsable de la exposición, Sun Chi-nsuan, el chico no fue culpado por su acto y el seguro de la exposición se encargó de pagar el desperfecto y la restauración de la obra.

La importancia de poseer una póliza que cubra los daños de una obra de arte queda patente en este tipo de situaciones. Disponer de un seguro evitó una reclamación millonaria. Por ello, aunque sólo dispongas de una o varias piezas de arte en tu casa y nunca se expongan en ningún museo es prioritario que se encuentren protegidas. Una caída involuntaria mientras limpias a fondo tu casa o la torpeza de un niño pequeño pueden tener consecuencias fatales para el preciado objeto que guardas en tu casa. No obstante, si la pieza se va a exponer en alguna sala o galería, necesitarás contratar una póliza. En ambos casos puedes contratar un seguro para Obras de Arte, que proteja la obra de arte ante cualquier eventualidad que pueda sufrir.

¿Qué se puede asegurar?

Aunque depende de la compañía de seguros con la que contrates la póliza, se puede asegurar cualquier objeto que se considere una obra de arte. Dentro de esta consideración se encuentran cuadros, pinturas, mobiliario antiguo, tapices, esculturas o incluso grabados, entre otros objetos. Eso sí, tienes que tener en cuenta que la compañía aseguradora tasará la obra antes de realizar el seguro. Su valor lo determinará su precio de mercado u otras circunstancias como su autor, época o técnica. Para ello, las compañías utilizan expertos tasadores que son los que la valorarán y la tasarán por su valor real para establecer la prima a pagar y la indemnización a recibir si ocurriese un siniestro.

¿Qué condiciones existen?

A la hora de asegurar la obra de arte, lo más seguro es que la compañía aseguradora te pida el certificado de autenticidad de la pieza. Además, para calcular la prima del seguro también te pueden pedir el título de la obra, autor, propietario, beneficiario, medidas, valor o su ubicación.

Por otro lado, la compañía aseguradora puede exigirte que el lugar donde se vaya a guardar la pieza tenga ciertas medidas de seguridad como una puerta blindada, alarma con conexión central de vigilancia, extintor de incendios o incluso rejas en todas sus ventanas. De esta forma, ante un posible siniestro, la pieza contaría con más seguridad y se dificultaría que resultase dañada. Además, si la obra va a salir fuera de la vivienda en la que se encuentra guardada y se va a exponer en alguna galería, la aseguradora probablemente querrá saber otros datos como cuál es la compañía de transportes que se encargará de trasladarla. Además, también pedirá el recorrido que hará, lugar de recogida y la devolución y tiempo que ha de permanecer en el nuevo destino.

¿Qué tipos de seguros se pueden contratar?

Dependiendo de si las obras de arte que posees van a salir de casa para exponerse en museos o galerías o, por el contrario, van a permanecer en el hogar, existen distintos tipos de seguros, los más contratados son:  

Seguro clavo a clavo

Este tipo de seguro está pensado para las obras de arte que se trasladan de un lado a otro y se exponen en galerías de forma itinerante. En concreto, se encarga de proteger y garantizar el perfecto mantenimiento del objeto desde que se prepara la obra para trasladarla hasta que se desmonta la exposición y se devuelve a su lugar habitual. En resumen, la póliza protege el transporte desde el lugar habitual, la estancia y el proceso de embalaje y desembalaje.

Seguro a todo riesgo

Esta póliza se encarga de proteger la obra de posibles siniestros provocados por terceros. Normalmente suele incluir coberturas como el robo o el daño físico.

Coberturas a tener en cuenta

Existen diferentes tipos de coberturas en los seguros especializados en arte, que suelen variar de una compañía a otra. Debes fijarte en ellas antes de contratar el seguro:

-Cláusulas inglesas: protegen la obra de arte tanto en el transporte terrestre como en el marítimo y lo asegura frente a diferentes condiciones meteorológicas, así como huelgas o conflictos bélicos.

-Depreciación artística: mediante esta garantía se cubre la depreciación artística que puede sufrir la obra en caso de siniestro contemplado en la póliza. Por ejemplo, si el cuadro pierde su valor a causa de un daño, el propietario recibiría una compensación.

-Opción de recompra: en caso de que roben una obra y la aseguradora asuma la indemnización, con esta cobertura el propietario tendrá la opción de volver a comprarla si aparece.

-Descabalamiento: esta cobertura protege a toda la obra. Por ejemplo, algunas piezas se componen de varios objetos, como una vajilla artística. Si alguno sufriese daños, la aseguradora garantizaría la indemnización de la pieza que sufrió el daño.

-Marcos: muchas veces los marcos en los que se encuentra una obra de arte también se consideran de alto valor y constituyen una verdadera pieza de artesanía. Por ello, algunas aseguradoras garantizan la sustitución de los marcos que sean dañados por accidente y se hacen cargo de su reparación. Lo mismo ocurre con los cristales, si sufren daños, la compañía se encargaría de sustituirlos.

-Terrorismo: la mayoría de aseguradoras se hacen cargo de cubrir los daños que puedan sufrir las obras de arte a causa de un ataque terrorista.

Exclusiones

Debes prestar atención porque no todas las pólizas incluyen los daños derivados de una mal conservación de la obra, como por ejemplo el desgaste natural, envejecimiento, deterioro gradual, moho u oxidación, polución o contaminación. Además, puede que un embalaje inapropiado provoque también daños.

Compara tu seguro

Si estás buscando un seguro para Obras de Arte, debes fijarte en que sea una póliza que se adapte al tipo de obra que tienes en tu casa o a la colección que vas a exponer. No es lo mismo poseer una pieza artística en un domicilio privado y que nunca salga de él, que tener varias obras y exponerlas en diversas galerías alrededor del mundo. Cada caso necesitará unas coberturas adaptadas. Para encontrar el mejor seguro para tus colecciones de arte puedes utilizar el comparador de Seguros.es, con el que en tan sólo unos minutos puedes obtener diversas propuestas de diferentes aseguradoras para asegurar una obra artística.

Comparte este post:

Comparador de Seguros

Calcula el precio de tu seguro utilizando nuestro comparador de seguros. ¡Gratis y en sólo 3 minutos!

Recibe las novedades del Blog Asegurando

RSS es un formato que permite suscribirse de una manera sencilla y gratuita a los contenidos de un sitio web. Seguros.es te ofrece en formato RSS todas sus publicaciones del blog para estar siempre al día.

¡Inscríbete por RSS!